El emplaye pare envíos optimizados no solo se trata de realizar el emplayado de manera correcta, sino también de contar con los productos necesarios y que mejor se adapten a las necesidades de la empresa.

Contar con los productos correctos resultará en un menor riesgo de tarimas ladeadas o daño a materiales, a la vez de representar una mejor experiencia para el cliente.

 

¿Por qué invertir en emplaye?

Una buena inversión en emplaye consiste en conseguir los mejores productos en el mercado, como las películas y maquinaria que nos garantizan que el emplaye será óptimo,  proporcionando una mayor seguridad a los materiales.

 

Esta inversión se verá reflejada en una reducción de costos para la empresa, ya habrá una menor frecuencia de que los productos sean dañados o incluso nula, provocando que la empresa no requiera utilizar esfuerzos y capital en retrabajo o reparación de productos.

 

Además esto aumentará de manera importante la eficiencia de la empresa, ya que al contar con la maquinaria y productos ideales, el tiempo de empaquetado disminuirá notoriamente, obteniendo por resultado un mayor número de productos empaquetados.

 

Al hacer esto la empresa tendrá un mejor rendimiento, lo que resulta en una mayor capacidad de venta y envió, aumentando las ganancias de la misma de manera importante y brindándole un mejor servicio a los clientes.

 

Esta mejora en el servicio será realmente apreciada por los clientes, los cuales expresarán su conformidad con el trabajo de la empresa y permanecerán con ella durante más tiempo, así como recomendarla para aumentar su cartera de clientes.

 

Pero primero, ¿Cómo saber cuánto y qué tipo de película utilizar para obtener un mejor rendimiento?

 

embalaje-para-envios-xpack

 

Productos para emplaye:

Las películas son el producto óptimo a utilizar para el emplaye, ya que mantienen la carga segura evitando que se dañe a causa de tarimas ladeadas o colapsadas durante la transportación al cliente final.

 

Estás películas se presentan en dos tipos:

  • Manuales
  • Automáticas

 

Utilizar alguna de estas depende enteramente del tipo de producto a embalar, sus características, cantidad, peso y condiciones bajo las cuales será transportado, así como la maquinaria y personal disponibles dentro de la empresa.

 

La película manual se caracteriza por ser liviana y por lo tanto ser aplicada de manera manual, como su nombre lo dice. Está película es aplicada directamente por el empacador, ya que no requiere de mucha fuerza para estirarse.

 

En cambio, la película automática requiere de una maquinaria especializada para ser aplicada sobre los productos, ya que esta puede estirarse casi el doble o hasta el triple que la película manual y por lo tanto tiene una mayor resistencia y fuerza de contención.

 

Al momento de ser estirada, esta película aumenta en su espesor, lo que resulta en una mayor resistencia a la punción y el rasgado por parte de objetos como los bordes de las tarimas o de los productos empaquetados. 

 

De igual manera, está película es más grande y pesada, por lo que sería imposible que fuera aplicada por una persona. Esta al contrario de la manual, requiere de fuerza para poder ser estirada correctamente y resultar en una mayor resistencia.

 

Esta resistencia se debe principalmente al uso de los materiales especializados con los cuales está fabricada la película automática, lo que a su vez provoca que esta sea más de mayor calidad y precio a comparación de la película manual.

 

¿Cómo funcionan?

Una vez que se toma la decisión ya sea por una película manual o automática se debe adoptar su uso en la empresa, ya sea capacitando al personal en el caso de las películas manuales o adquiriendo la maquinaria necesaria para las películas automáticas.

 

En el caso de las películas automáticas se debe llevar a cabo un conjunto de pruebas, con la finalidad de determinar las características requeridas para su uso, como lo son el número de vueltas que se le debe dar a la tarima, así como la cantidad de producto a utilizar, entre otras requeridas para la correcta contención del producto y su uso óptimo.

 

Una vez que se obtienen estos datos se puede determinar el número de máquinas que la empresa necesita, así como la cantidad de producto. Esto basándose en el rendimiento que la empresa quiera obtener, ya que un mayor número de máquinas utilizadas correctamente puede traducirse a una mayor eficiencia en el proceso de distribución.

 

¿Cuál elegir?

Dentro de las películas automáticas y manuales existen diferentes tipos, los cuales pueden funcionar mejor en diferentes situaciones, dependiendo de su modo de transportación, su ruta, proceso y las diferentes condiciones a los que se expondrán.

 

embalaje-para-envios-xpack

 

Un ejemplo de estas cuestiones es una larga exposición al sol o cambios de bruscos de clima, pueden tener un efecto en la película, provocando que no tenga el mejor rendimiento, esto en caso de que no se utilice la correcta.

 

Es por esto que existen películas diseñadas especialmente para este tipo de situaciones y condiciones, creadas con el objetivo de que la película no pierda sus propiedades y se mantenga resistente sin importar lo que pase.

 

Realizar envíos optimizados, minimizar los riesgos y costos de la empresa es más sencillo una vez que se conocen los tipos de películas que hay y cómo se adaptan mejor a las diferentes situaciones que se pueden presentar.

 

Para conocer más sobre las ventajas que podemos obtener en una empresa con un correcto emplaye dentro de los procesos de distribución, da clic en el siguiente botón y descarga nuestra guía: “Características de las películas de X-pack®.”

Nueva llamada a la acción